¡Construir más barato!

Con unas directrices claras, aunque no siempre sencillas, demostraremos que es muy posible combinar un buen diseño y una elevada calidad interior con un buen control de costes en lo que tiene que ver con la construcción de un edificio. Al final, el objetivo de cualquier propietario es conseguir una vivienda de aspecto agradable, útil en su vida y con un coste lo más ajustado posible.

Las características más importantes que debe llevar consigo un proyecto de arquitectura son: ahorro de costes, óptima utilización del espacio y flexibilidad del mismo. Si esto se combina con el uso de materiales adecuados y con un sistema constructivo óptimo para cada caso, podemos llegar a una edificación económica y duradera. El diseño juega un papel muy importante en todo esto; pues debe dar respuesta no sólo a estos criterios, sino también al ambiente en el que se encuentra la construcción (clima, historia, alrededores, paisaje) y al gusto de los futuros habitantes/usuarios de la misma.

Vivienda modular B. MODUS-VIVENDI

En el libro Presupuesto Mínimo, de la editorial Acanto, escrito por Thomas Drexel, encontramos esta serie de criterios. Nos ha parecido que son un resumen bastante bueno de la filosofía con la que nace MODUS-VIVENDI. Allá van:

1. Una casa por debajo de los 130.000 €, ¿cómo puede ser?

Analizando los criterios, la forma de vida y la voluntad del futuro usuario se podrá optimizar el diseño. Es decir, qué es lo importante y lo menos importante para el propietario y por lo tanto, en qué puntos debemos optimizar costes.

2. Construir barato con arquitectos conscientes de los costes

Es fundamental contar con un arquitecto que nos acompañe en este camino y nos lo convierta en un agradable paseo. Un arquitecto competente y comprometido tendrá en cuenta los aspectos que inciden en los costes:
a) Planificación eficiente desde el boceto inicial hasta la “llave en mano”
b) Óptimo diseño y utilización del espacio
c) Buena relación entre el volumen de la edificación y las superficies en contacto con el exterior
d) Elección meticulosa de los elementos y materiales de construcción
e) Competencia en la adjudicación de los trabajos a realizar
f) Empleo de sistemas constructivos de bajo coste
g) Definición exacta del proceso constructivo para ahorrar tiempo y dinero
h) Y si además el arquitecto nos asesora en la compra del terreno donde queremos edificar, será de gran ayuda para conseguir estos objetivos.

MODULTEC. Construcción de cubierta en fábrica

3. Control de costes desde el principio
Siempre que el objetivo marcado sea construir una vivienda económica, habrá que establecer un límite máximo de costes a modo personal e informar al arquitecto de ello desde el primer momento. Es importante que propietario y arquitecto hablen el mismo idioma desde el principio.

4. Compacto, práctico y fácil de construir
Los elementos superfluos, un volumen excesivo de la vivienda, un mal proyecto y un deficiente uso del espacio influyen de manera muy negativa en los costes. Se trata de definir formas compactas, diseñar el espacio de manera práctica y llevar a cabo la construcción del modo más rápido y fácil posible.

5. Ahorrar costes financieros y de servicios
Establecer un marco de costes realista facilita siempre una financiación confortable con el menor débito posible. Si en un futuro se desea aumentar la superficie habitable, la construcción debe poder ser flexible y adaptarse a un nuevo módulo adicional sin que ello suponga un coste excesivo. Lo mismo ocurre con una planificación del proceso constructivo, eligiendo sistemas que permitan ahorrar tiempo y dinero. Además, es importante la elección de la mano de obra adecuada, pues un control exahustivo de los trabajos influye mucho en el tiempo y la calidad, y por lo tanto, en el coste final.

Y es que, ya lo decía el gran Mies Van der Rohe: MENOS ES MÁS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...