Tatami :: un módulo clásico japonés

Quizá os parezca un poco extraño el tema de hoy, pero en realidad, la arquitectura casi siempre ha tenido algo de modular. Desde siempre han existido elementos estandarizados que, repetidos en número y colocados de una manera concreta, generaban arquitectura. Por ejemplo: nuestro clásico ladrillo. Hoy en cambio, vamos a mirar hacia la cultura de sol naciente: el tatami. A MODUS-VIVENDI le gusta mucho la cultura nipona y tratamos de estudiar muchas cosas para aprender de ellos. De ahí este artículo.

Las esteras de tatami usadas para componer los suelos suponen el módulo básico más común que se ha usado en la historia de la arquitectura asiática durante más de 1.000 años.
 

 
Cada estera mide “6 shaku 3 sun” (190 cm) por “3 sahku 1,5 sun” (95 cm). Aunque éstas medidas pueden variar según las zonas, cada estancia de una casa japonesa se diseñaba con múltiplos de éstas medidas, es decir, el tamaño de una habitación viene dado por el número de tatamis que pueden contener colocados de una determinada manera (¡nunca en cuadrícula!).

Estos elementos tan definidos y tan importantes, han permitido desarrollar una valiosa cultura artesanal de producción de tatamis.
 

 
Los tatami fueron en su origen un elemento de lujo, puesto que la mayoría de las casas antiguas japonesas contaban con un suelo de tierra compactada. Poco a poco fueron tomando protagonismo en las viviendas. Actualmente, las casas cuentan al menos con una estancia con tatami dedicada a la ceremonia del té o a un lugar de relajación.
 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...